Zorrozaurre (Segunda parte)

Uno de los ejercicios que he hecho mientras caminaba por los rincones de toda esta zona ha sido el de escribir mi nombre con objetos encontrados en algunos lugares. En la primera intervención lo hice con un trozo de yeso. En las siguientes quise jugar con el hecho de hacer una más efímera que la del yeso y otra más duradera que cualquiera de las anteriores.  Para una de ellas tracé mi nombre con un palo en el barro, que está muy presente en toda la zona. Además en la imágen vemos reflejado el estadio de San Mamés.

Para hacer alguna más duradera, busqué un espacio escondido y duro que probablemente no destruyan, y grabé mi nombre en un ladrillo durante un buen rato con una piedra encontrada que previamente afilé. Hacer esto también me hizo reflexionar acerca de la condición efímera de la mayoría de edificios del barrio, y por lo tanto de sus graffitis e intervenciones. Todo ello probablemente desaparecerá.

Comments are closed.