Vender una multa

multa_w

Recibir multas por intervenir en el espacio público es algo común para quienes nos dedicamos a este trabajo. La hipocresía de un gobierno que castiga a veces, lo que después utiliza en su favor es nuestro pan de cada día. De estas reflexiones surge la idea de realizar bocetos PARA “realizar pintadas y grafitis en fachadas” sobre el resguardo de la denuncia que la policía me entrega POR “realizar pintadas y grafitis en fachadas”.

La idea es cambiar el resguardo de la denuncia, previamente intervenida, por la cantidad de la multa estipulada a quien así desee adquirirla. De esta forma ofrezco a los espectadores de mis pinturas públicas la ocasión de adquirir una pieza única y original de Dadi Dreucol por un precio inferior al que usualmente se encuentran mis trabajos, pues el fin, en este caso, no es lucrativo, sino colaborativo. Considero este trueque un gesto limpio, por el cual la gente a la cual dirijo mi trabajo me ayuda con estos “inconvenientes” puntuales a cambio de un recuerdo policial con un dibujo único que servirá como boceto para un futuro mural, en el cual espero no ser multado; en cuyo caso este proyecto seguiría adelante.

IMG_5154_w IMG_5155_w